lunes, 15 de enero de 2018

6ª Sesión del III Taller de creación literaria

En esta sesión trabajaremos el relato corto o el microrrelato. Ya hemos hablado en sesiones anteriores de este subgénero narrativo. E incluso, algunos de los asistentes ya lo han utilizado en sus creaciones. 

A continuación vamos a leer algunos ejemplos y posteriormente se planteará la propuesta de trabajo para esta ocasión:

MUERTE DE UN RIMADOR

     Agapito Pito era un rimador nato y  recalcitrante. Un buen día, viajó a un extraño país donde toda rima, aunque fuese asonante, era castigada con la pena de muerte.
     Pito empezó a rimar a diestra y siniestra, sin darse cuenta del peligro que corría su vida. Veinticuatro horas después fue encarcelado y condenado a la pena máxima.
     Considerando su condición de extranjero, las altas autoridades dictaminaron que podría salvar el pellejo sólo si pedía perdón públicamente ante el ído­lo antirrimático que se alza en la plaza central de la ciudad.
     El día señalado, el empedernido rimador fue conducido a la plaza y, ante la expectación de la multitud, el juez del supremo tribunal le preguntó:
     -¿Pides perdón al ídolo?
     -¡Pídolo!
     Agapito Pito fue linchado ipso facto.

Otto-Raúl González. Por favor, sea breve : antología de relatos hiperbreves. Páginas de espuma.

ab


EL CAMBIO DE LAS AGUAS

     Una leyenda popular árabe cuenta lo siguiente. Antaño, hace mucho tiempo, Khidr, que era el maes­tro de Moisés, lanzó una terrible advertencia a la hu­manidad. Un día concreto toda el agua de la tierra desaparecería, a menos que hubiese sido previamente almacenada. Sería reemplazada por una nueva agua que volvería a todos los hombres locos.
     Sólo un hombre hizo caso de aquella advertencia.
     Reunió gran cantidad de agua y la puso en reserva en un sitio. Cuando llegó el día anunciado por Khidr, las corrientes de agua dejaron de correr, los pozos se ago­taron, toda la tierra se secó. El hombre previsor inten­tó vivir en su retiro, bebiendo su agua almacenada.
     Un tiempo más tarde, el agua nueva cayó del cielo; los ríos y los pozos se llenaron. El hombre abandonó su refugio y regresó con sus semejantes. Encontró que mantenían discursos y que hacían gestos totalmente diferentes y extraños. Ellos habían olvidado lo que había ocurrido e incluso la advertencia. El hombre intentó hablarles, pero lo tomaron por loco. Algunos se mos­traron hostiles, otros compasivos. No le entendían.
     Se negó a beber el agua nueva y regresó a su retiro.
     Allí siguió bebiendo el agua almacenada. Muy pronto le fue muy difícil soportar la soledad, así como su sin­gularidad, ya que no era como ningún otro hombre. Regresó con los demás y bebió el agua nueva. Enton­ces incluso olvidó el lugar donde guardaba su provisión de agua, y los otros lo tuvieron por un loco que, mila­grosamente, había recuperado la razón.

JEAN CLAUDE CARRIÈRE. El círculo de los mentirosos. Lumen.

ab


EL PRECURSOR DE CERVANTES

Vivía en El Toboso una moza llamada Aldonza Lorenzo, hija de Lorenzo Corchelo, sastre, y de su mujer Francisca Nogales. Como hubiese leído numerosísimas novelas de éstas de caballería, acabó perdiendo la razón. Se hacía llamar doña Dulcinea del Toboso, mandaba que en su presencia las gentes se arrodillasen, la tratasen de Su Grandeza y le besasen la mano. Se creía joven y hermosa, aunque tenía no menos de treinta años y las señales de la viruela en la cara. También inventó un galán, al que dio el nombre de don Quijote de la Mancha. Decía que don Quijote había partido hacia lejanos reinos en busca de aventuras, lances y peligros, al modo de Amadís de Gaula y Tirante el Blanco. Se pasaba todo el día asomada a la ventana de su casa, esperando la vuelta de su enamorado. Un hidalgüelo de los alrededores, que la amaba, pensó hacerse pasar por don Quijote. Vistió una vieja armadura, montó en un rocín y salió a los caminos a repetir las hazañas del imaginario caballero. Cuando, seguro del éxito de su ardid, volvió al Toboso, Aldonza Lorenzo había muerto de tercianas1.

1 Fiebre intermitente que se repite cada tres días.

Marco Denevi. Por favor, sea breve : antología de relatos hiperbreves. Páginas de espuma. 

ab


     Yo sé la historia del hombre más bueno del mundo, pero no sé si os gustará. ¿Os la cuento igual? Os la cuento.
     Se llamaba  Primero y desde pequeño había decidido ser «primero de nombre y de hecho». Sería siempre primero en todo.
     Y, sin embargo, era siempre el último.
     Era el último en tener miedo, el último en escapar, el último en decir mentiras, el último en hacer daño, pero tan último que no hacía daño a nadie.
     Sus amigos eran todos primeros en algo. Uno era el primer ladrón de la ciudad, el otro el primer matón del barrio, un tercero el primer tonto del vecindario. En cambio él era el último en decir tonterías, y cuando le tocaba la vez de decir una se quedaba callado.
     Era el hombre más bueno del mundo, pero fue el último en saberlo. Tan último que no lo sabía en absoluto.

GIANNI RODARI, El libro de los errores. Ed. Espasa-Calpe.

ab


LA FE Y LAS MONTAÑAS

     Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje per­manecía igual a sí mismo durante milenios.
     Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las ha­bía dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades de las que resolvía.
     La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio.
     Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de fe.

AUGUSTO MONTERROSO. La oveja negra y demás fábulas. Era.

ab

LA KARABA

     Había en la feria de Mairena un cobertizo formado con esteras viejas de esparto; la puerta tapada con no muy limpia cortina, y sobre la puerta un rótulo que decía con letras muy gordas:

LA KARABA

SE VE POR CUATRO CUARTOS


     Atraídos por la curiosidad y pensando que iban a ver un animal rarísimo, traído del centro del África o de regiones o climas más remotos, hombres, mujeres y niños acudían a la tienda, pagaban la entrada a un gitano y entraban a ver la Karaba.
     –¿Qué diantre de Karaba es ésta? dijo enojado un campesino–. Ésta es una mula muy estropeada y muy vieja.
     –Pues por eso es la Karaba –dijo el gitano–: porque araba y ya no ara.

Juan Valera.

 
ab

POR UNA PALABRA

Escribí un cuento de cien palabras perfecto. La gente lo leía con avidez, y lo enviaban entusiasmados a sus amigos. Me llamaron para hablar sobre el cuento en la tele, y desde Hollywood querían adaptarlo.
Entonces alguien descubrió que había escrito "porque", en vez de "por qué", así que ahora sobraba una palabra. Pero quitar cualquiera de ellas desmontaba el delicado mecanismo de relojería que había conseguido construir.
Finalmente eliminé un artículo, pero ya no es lo mismo. Los críticos literarios me ignoran, han cancelado el programa al que tenía que ir, y Scorsese ya no me coge el teléfono.

Jordi Cebrián, http://cienpalabras.blogspot.com/ 

ab


EL POZO

Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años. Fue una de esas tragedias familiares que sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa. Veinte años después, mi hermano Eloy sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse. En el caldero descubrió una pequeña botella con un papel en su interior. Este es un mundo como otro cualquiera, decía el mensaje.

Luis Mateo Díez

ab


Las propuestas para crear un texto en esta sesión son las siguientes:

- Procura redactar un relato breve con cien palabras justas.
- O intenta hacer una versión "especial" de algún famoso cuento.
- O realiza aquello que te dicte tu inspiración, incluso un dibujo como el de Eguillor.

Trabajos de la 5ª sesión del III Taller

Como plateábamos en la propuesta de trabajo para esta quinta sesión, hemos hecho una serie de haikus -individualmente- que después nos han servido para imitar los "Cien mil millones de poemas" de Raymond Quenau.





















El escritor José María Garrido nos visitó


Estos son los primeros cinco haikus que van a formar parte del "multipoema":


Cayendo nieve
en un pico cubierto
el agua corre.

Alejandro Puga




Viento travieso
ramitas juguetonas
fiesta invernal.

Alicia Arriero




Nubes de frío
sobre las hojas
llega el invierno.

Adela Imaz




Suelo de hojas
árbol desnudo y lleno
alfombra hermosa.

Elena Izquierdo




Un mantón blanco
levantará mis ramas
de sombra negra.


Alejandro Sánchez Molina







Y estos otros cinco, los que compondrán otro "multipoema":

Aúlla el viento
los dientes tiritando
profundo invierno.

Victoria Goriachykh



Instante helado
inunda el fin del año
gélido aliento.

Sara Álvarez Herranz



Soplando fuerte 
mueve brusco las ramas
sin ataduras.

Marta Peña Félix



Hoja en el suelo
y una ardilla que tiembla
con toda el alma.

Javier Martín Alonso




Se fue mi luz
ayer soñé la luna
vuelvo despacio.

José María Garrido








A continuación, los haikus realizados por los asistentes a la sesión del miércoles:

Primera serie:

El cielo azul
insectos pululando               
verde pradera

Pilar García Rincón


En mi ventana
primer verdor arranca

toda pereza

Diego Almodóvar González



Savia corriendo
latente despertar
cíclico muelle.

María de Gonzalo Arenillas



Sol en la  frente
la sombra es más oscura

viene la sed

Raquel Vargas








Segunda serie:

Libre color
del vuelo de las aves
se zarandea.

Alba Díaz Guzmán



Seres nacientes
esperado manantial
de fresca vida

Marta Sancho Fernanz



Colma alegría
aroma de lavanda
pían los pájaros.

Luna Salazar Díaz



Insectos vuelan
Soleado cielo azul
Frondosas hojas

Belén del Molino Dueñas










Tercera serie:

Canturrea el solrepiten  los  jilguerosalegres trinos


Pilar  Elvira Vallejo


Trazas de nieve
despertar de la vida
el agua  fluye


Adriana Ruiz de Molina


Explosión de olor,murmullo del arroyoluces en marzo.

Laia Castella Úbeda


Nace el aroma
cuando el alba ilumina:
flores de abril.

Iker Kariel Muñoz


















domingo, 10 de diciembre de 2017

5ª Sesión del III Taller de creación literaria

«Cien mil millones de poemas»



«En 1961 salió a la luz un libro mítico, Cien mil millones de poemas, de la mano de Raymond Queneau. Este libro, insignia del Oulipo (abreviatura de lo que en castellano sería "taller de literatura potencial") propone 10 sonetos cuyos versos son combinables y riman entre sí, dándose así hasta 100.000 millones de combinaciones posibles. En su cincuenta aniversario, 10 autores y poetas de la élite de nuestra literatura homenajean a Raymond Queneau creando cada uno un soneto para dar lugar a este mismo número de combinaciones y a este objeto "imposible" que es ya una joya de la literatura contemporánea».




«Además de homenajear a Queneau, se trata de reivindicar un poco la literatura como juego y la poesía como algo de todos y para todos, algo que no solo hace el poeta, sino que se hace a medias con quien la lee", dice Villanueva (editor del libro). "También de reivindicar el libro como objeto en estos tiempos inciertos, de ofrecer algo que difícilmente se puede reproducir en la pantalla de un ordenador o de un ebook».



Raymond Queneau, escritor loco y juguetón, fue el fundador en 1960 de Oulipo, el Ouvroir de littérature potentielle (Taller de literatura potencial) donde, en compañía de otros autores que siempre escarbaron en los límites de la escritura, como George Perec, Italo Calvino o Julio Cortázar, idearon jaulas literarias de las que luego intentaban escapar e investigaron nuevas formas y estructuras para los escritores del futuro. "Aunque parezcan bromas, eran escritores muy serios y metódicos, que se proponían unos retos imposibles, que casi se volvían locos tratando de resolverlos, pero que lo conseguían", explica David Villanueva, editor de Demipage. Famosa es, por ejemplo, la novela de Perec La Disparition donde no aparece la letra e, la más habitual en francés, o Les Revenentes, ¡donde solo aparece esta letra! Antes de Oulipo, Queneau ya había escrito los célebres Ejercicios de estilo, hoy en día casi obligatorios en cualquier curso de escritura creativa que se precie, en el que narraba de 99 maneras diferentes un incidente trivial en un autobús de línea. 




En el Taller vamos a trabajar con este original sistema, pero utilizando los haikus, con menos complicaciones técnicas que el soneto. Así repasamos y aprovechamos los consejos que nos dieron Conchi González y Montserrat Doucet el curso pasado.







LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL HAIKU
Por H. Masuda Goga

1º El haiku es un poema conciso, formado por 17 sílabas, distribuidas en versos de 5-7-5 sílabas. Sin rima ni título y con indicación de la estación del año.(Kigo)

2º El Kigo es la palabra que designa una de las cuatro estaciones.

Flor de cerezo (Primavera) Primera flor:

De nuevo brotes
en las ramas verdean despierta el árbol.

Calor (Verano) Fenómeno ambiental:

Mieses segadas, lacerante el sonido de las cigarras.

Libélula (Otoño ) Insecto otoñal:

Rozando el agua libélula sedienta salta la carpa.

Nieve (Invierno) Fenómeno natural:

Manto de armiño cubre montes y valles albo sudario.

3º Cada estación del año tiene su propio carácter desde el punto de vista de la sensibilidad del poeta. (Primavera : Alegría, etc.)

4º El haiku es un poema que expresa fielmente la sensibilidad del autor. Por eso, debe... respetar la simplicidad, evitando adornos poéticos o razonamientos.

5º La métrica ideal del haiku es la siguiente:
5 sílabas en el primer verso / 7 sílabas en el segundo / 5 sílabas en el tercero.
Pero no es una exigencia rigurosa, siempre que se siga la regla de no pasar de 17 sílabas en total y no mucho menos de 17.
Hay que tener en cuenta que las palabras agudas al final de verso cuentan por dos la sílaba
acentuada y las esdrújulas en cambio restan una sílaba en el mismo caso.

6º El haiku es poema popular, por eso deben usarse palabras de uso cotidiano y de cil comprensión.

7º El haihuista (Haijin) auténtico capta el instante, como el objetivo de una mara de fotos.

8º El autor es considerado dueño del haiku por eso debe evitarse cualquier imitación, buscando siempre el esritu haikuista que exige conciencia y realidad.

9º El haiku es considerado una especie de diálogo entre autor y lector, por eso no hace falta explicarlo todo.

La emoción y la sensación sentidas por el autor deben ser levemente sugeridas a fin de permitir al lector recrear la misma emoción para que pueda concluir a su manera el poema presentado. En otras palabras, el haiku no debe ser un poema discursivo y acabado.

10º El haiku es un producto de la imaginación emanado de la sensibilidad del Haijin, es por eso que deben evitarse expresiones de causalidad, sentimentalismo vacío o ñoñerías.


Estos son algunos poemas que pueden servir como ejemplos del resultado final que queremos obtener:

Amanece

Con 186.264.514.923.095.703.125 poemas posibles. 



Primavera

Con 78.125 poemas posibles.